• Organizaciones del mundo de la salud que empoderan personas


    ¿Cómo imaginas crear un futuro en el que el bienestar de las personas está en el centro  del modelo de salud? ¿Qué tipo de organización estaría facilitando este proceso?

    Hoy llevamos estilos de vida poco saludables y se ha cedido toda la responsabilidad a una infraestructura sanitaria con un enfoque  paliativo. Y lógicamente,  el sistema ha colapsado. Es necesario abrir la mirada para regenerar un modelo sostenible en el que las personas y las comunidades sean sujetos activos. Las organizaciones que antes construyan las habilidades y las relaciones, los procesos, y la cultura para trabajar en este nuevo entorno, serán las lideres del futuro.

    En un proyecto con una fase inicial de seis meses, estamos preparando a una organización líder mundial en el equipamiento médico, a desarrollar las habilidades, espacios, procesos y cultura para este nuevo entorno. Desde el reto, ¿cómo convertirse en una organización innovadora inspirada por los pacientes? se están desarrollando proyectos  co-creados con todos sus grupos de interés: tecnología de datos conectados a dispositivos, pacientes pro-sumers, entornos que ayudan, inteligencia colectiva y comunidades de práctica….Para ello hemos diseñado  un proceso de distintos talleres: co-iniciar, idear/prototipar, implementar/validar que permitirá al cabo de 6 meses que estos  proyectos y sus equipos actúen como catalizadores de cambio a nivel organizativo y sistémico.

    Te ofrecemos  algunas pinceladas:

    Taller co-iniciar: este primer taller sirvió para definir el reto desde el que la organización iba a  aprender a innovar “desde la práctica” con el foco puesto en las personas. Trabajamos con un grupo pequeño que pudiera tener muy próxima la idea de trabajar solidariamente, así que eligimos al grupo de empleados que participaban en el grupo de voluntariado: ¡sería suya la tarea de definir el reto! Decidimos que queríamos innovar desde el corazón. Uno de los momentos más espectaculares fué la construcción de un mural que reflejaba el propósito compartido.

    Talleres de ideación-prototipado: estos talleres nos permitieron volcar ideas alrededor de “insights” previamente recolectados, y posteriormente prototiparlos en posibles “modelos de negocio” sostenibles y con el eje en las personas. Al final de este taller, contábamos con distintos “modelos de negocio sostenibles” -recogidos en forma de “canvas” como el de la foto- que ponían el foco en otra forma de entender las relaciones entre los distintos stakeholders en el sector salud. Muy interesante es que muchas de estas propuestas se apoyaban en las nuevas posibilidades que abren las tecnologías.

     

    Taller de customer development: utilizando el “canvas” de modelo de negocio, este taller ayudó a profundizar en la propuesta de valor, su alineación a los distintos segmentos target (aprendimos a crear “mapas de empatía” y “viajes de usuario”), los posibles canales y tipos de relaciones que estableceríamos para que la relación fuera mucho más cercana y humana. ¿Qué nuevos tipos de relación se podían establecer para empoderar a médicos, pacientes, gestores?

     

    Taller de recursos y partners: en este taller mapeamos todo el sistema para localizar todos los activos (stakeholders actuales y “en la frontera”)  y qué tipo de relación deberíamos desarrollar para involucrarles. Trabajamos sobre el modelo que ya habíamos experimentado en talleres para el sector salud hace unos meses en Berlín, en el Global Forum del MIT-Presencing Institute: esculpir el sistema actual, detectar sus fracturas, e imaginar el futuro y las relaciones que debemos empezar a construir .

     

    Taller de actividades: este quinto taller se enfoca a planificar y entrenar nuevas formas de relación a nivel interno y externo que hagan emerger la co-creación de soluciones por parte de todos los stakeholders. Aquí entrenamos a conducir entrevistas generativas, construir escenarios de futuro de forma conjunta, foros de diálogo, e iterar -ahora a nivel externo- el proceso descrito anteriormente en forma de múltiples proyectos distribuidos. En esta fase, la organización que inició el proceso se convierte en facilitadora e impulsora, cediendo la iniciativa a todos los stakeholders.

    Con el tiempo, se crean comunidades de práctica, espacios de encuentro… un verdadero ecosistema que hace a éste sostenerse -estar vivo-, y a la organización que inició el proceso, mantenerse como un partner relevante, con fuertes competencias en las nuevas habilidades colaborativas que requiere el nuevo entorno.

    Si quieres conocer más sobre las metodologías empleadas, visita nuestro “Laboratorio de Innovación Social Colaborativa” o “cómo trabajamos“.

    Facebook Twitter Email