Este proyecto lo hemos realizado con AIPC Pandora (comunidad de más de 4.000 jóvenes que han vivido una experiencia internacional de voluntariado en alguno de los 45 paises socios de Pandora). Se enmarca en su visión de impulsar una red global en la que cada uno de los miembros de esa red son actores relevantes en el desarrollo local.

El Ayuntamiento de Torrelodones en 20 de Febrero de 2014 sacó a concurso público la creación de un espacio de co-working en un edificio de propiedad pública sin uso: La Solana. AIPC Pandora lo vió como una oportunidad para explora la posibilidad de crear allí un Laboratorio de desarrollo local y desde la experiencia enriquecer el diólogo con sus socios locales en todo el mundo.

Desde Nee hemos ideado y formulado el proyecto en colaboración con un grupo de personas que les apasionó el proyecto (ver sección de “créditos” del proyecto)

En Abril lo publicaremos bajo licencia creative commons (CC: BY-SA 4.0) para que pueda inspirar a quien quiera abordar el reto desarrollo local. Nos inspiramos para compartirlo en el Center for Social innovation de Toronto, uno de los primeros espacios de co-working del mundo que compartió su experiencia en tres publicaciones excelentes. Este gesto ha inspirado muchos centros de co-working en el mundo, entre otros HUB y Utopic-US. Nos gustaría con nuestra publicación del proyecto, contribuir a que florezcan otras experiencias de espacios catalizadores de Comunidad Local.

Incluimos aquí el texto donde justificamos la oportunidad del proyecto, el WHY

1. Los retos críticos en la vida de las personas tienen cada vez más un componente de resolución local
El reto del empleo (y su conexión con el propósito personal y social), la financiación de proyectos, la activación del tejido empresarial local, la conexión con el entorno natural, la involucración social, la conexión intergeneracional, la sostenibilidad de las soluciones habitacionales y de transporte, educación y cultura, alimentación, salud, la gobernanza ciudadana y transparencia institucional deben ser asumidas por cada comunidad local.
La reconexión de la comunidad local con sus crecientes retos requiere de espacios y herramientas concretas que centros nacidos con un espíritu catalizador pueden proporcionar.

2. Los retos de la comunidad deben abordarse con un enfoque sistémico
La naturaleza de los retos requieren que la comunidad comparta un propósito y desde ese propósito compartido desarrollar iniciativas comunitarias y empresariales interconectadas, que al mismo tiempo que trabajan en un área nutren el ecosistema. El hacer visible y celebrar lo conseguido como comunidad, contribuye a fortalecer la comunidad.

3. Existencia de Redes internacionales pioneras que están trabajando con este enfoque
Hemos investigado numerosas iniciativas (BALLE, Re-economy, Transition Network, Renew Australia, Sitra, Big Society) que están trabajando con este enfoque. De todas ellas hay dos que nos parecen especialmente relevantes para inspirarnos en su modelo y conectarnos con su red: BALLE y Transition Network. BALLE (Business Alliance for Local Living Economies) con más de 20.000 emprendedores en red construyendo economías locales vivas y resilientes desde principios de desarrollo sostenible, y la Transition Network, que conecta a miles de ciudades, aldeas, comunidades, escuelas en proyectos de resiliencia local.
Colaborar y compartir es la esencia de estas redes: licencias abiertas, documentación colaborativa de procesos etc. Experimentar procesos de impulso de economía local desde centros catalizadores está bien documentado y cuenta con comunidades abiertas a la colaboración. Documentar los procesos es una vía de acceso a compartir ideas y participar en programas del entorno global.

4. Creciente interés por proyectos conectados con el entorno natural.
El entorno natural de Torrelodones es privilegiado y requiere una relación consciente entre la comunidad, la cultura, la economía y el espacio natural. El nuevo emprendimiento ligado al desarrollo sostenible ofrece un especial impulso a este enfoque,
Desde La Solana proponemos conectar con distintas iniciativas que ya están trabajando en iniciativas conectadas con el entorno natural como por ejemplo los huertos urbanos, ya sean particulares o colectivos, y que conecta con distintas necesidades: resiliencia local (como se enfoca en los movimientos de transición), alimentación sana, modo de vida “slow”, socialización y activación de personas mayores (en huertos comunitarios).

5. Emergencia de nueva clase global “cultural creativa” con nuevas necesidades educativas
Este segmento representa ya más de un 25% de la población, y se caracteriza por la búsqueda de nuevas formas de conectarse con los otros, la naturaleza y con su propio ser. Para este nuevo segmento, los programas educativos tradicionales (Universidades, MBAs y Postgrados) están desactualizados, son poco flexibles y con una relación coste/beneficio inadecuada.
Desde La Solana impulsaremos distintas acciones formativas que permita idear iniciativas conectadas con el propósito personal y con el entorno y que cultiven de un modo completo a la persona: cuerpo, mente, espíritu y campo social.
Esta oferta formativa encontrará su continuación natural en el propio espacio de co-working: personas abordando retos similares que quieran experimentar colaborativamente lo aprendido. También es una oportunidad para la mentorización, los círculos de aprendizaje con emprendedores ya consolidados y el aprendizaje peer to peer.
Un elemento estrechamente ligado a esta nueva clase cultural son nuevos indicadores, como el GNH (GrossNationalHapiness). Pensamos que muchos de sus epígrafes pueden ser implantados a nivel centro.

6. Aumento de “midlifers” que buscan abordar su segunda etapa profesional con un mayor propósito y equilibrio de la vida personal, profesional y comunitaria
Un alto porcentaje de las personas en la franja de edad de 40-60, están diseñando su segunda etapa profesional. En otros momentos la estabilidad del empleo y la jubilación a una edad avanzada hacia que esta etapa vital se viviese como algo más continuo. La crisis económica, las pre-jubiliaciones anticipadas, la búsqueda más intensa de sentido está haciendo emerger nuevos emprendedores con una dilatada experiencia profesional y redes de contacto. Esta generación al mismo tiempo que es muy consciente del valor que aportan, son también conscientes de la oportunidad de conectarse con personas más jóvenes, que se mueven como pez en el agua en la nueva cultura digital.
Las dos generaciones -midlifers y jóvenes- comparten la búsqueda de propósito/sentido, el interés por conectarse, el afán de crear algo nuevo, singular y diferencial. Es un caldo de cultivo perfecto para que surgan nuevas iniciativas empresariales intergeneracionales.

7. Impulso desde el Ayuntamiento de Gobierno ciudadano y transparencia.
El actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Torrelodones ha hecho de la participación y la transparencia el eje de su programa. Desde La Solana se quiere prolongar ese mismo principio en todos los programas y es uno de los ejes del proyecto. Surgirán iniciativas lideradas por los miembros de la comunidad inspiradas en estos principios.

Facebook Twitter Email